BIENVENIDOS / WELCOME

Debemos unirnos en un solo cuerpo / We must unite in one single body

El Refugio del Amor

 Nuestro único refugio es el amor entre todos. La necesidad del ser humano cambia, el amor permanece por siempre. Por el amor fuimos creados y por el amor seremos redimidos. En el proceso será necesaria la comprensión de vivir de acuerdo a sus principios. Esa comprensión la obtendremos por nuestros propios méritos, solo experimentando y viendo el resultado podremos entender que el amor será el gobierno universal. El deseo e intención del hombre no conoce límites y es el principio para comenzar el proceso de redención. Nuestro prójimo es el camino por el cual lograremos descifrar la verdad, por su amor obtendremos la vida eterna. El amor hacia el prójimo nos llevará a comprender nuestro propósito de vida y llegar al entendimiento del amor.

Los Conflictos del Corazón

El amor es el perfecto unificador entre nosotros. Los conflictos permiten ver nuestras diferencias demostrando el camino necesario para descubrir lo que somos. En el proceso todos queremos ser parte de algo, sin comprender que somos parte de todo. La percepción del amor en nuestro quebrantado corazón es lo que en realidad nos separa. Nadie puede conocer al Padre sino es a través de su prójimo. Los conflictos entre nosotros son el diseño para la comprensión del amor. Sin las diferencias no existiera entendimiento para comprender el propósito de la vida. El descubrimiento del amor es lo que nos hará vivir en armonía y unión. Todo obra para bien, sea por un camino de desdicha o bienestar. Cada parte del proceso es necesaria para reconocer la fuerza detrás de todo y ayudarnos definitivamente a entender los conflictos del corazón.

Juntos Pero No Revueltos

El deseo es el mecanismo de cambio en el ser humano, para bien o para mal. La intención de beneficio general en sus acciones define la estructura correcta. En toda organización humana sea de desarrollo social, económica, política, espiritual, habrá el interés de recibir. El propósito inicial del deseo de recibir en el hombre es lo que marca la diferencia. El ser humano siempre estará en la búsqueda de beneficios, el reto mayor es que estos estén dirigidos hacia un bienestar general. En toda organización siempre habrá quienes no obren con la intención correcta, sin embargo la intención inicial, si es para un bien común debe permanecer y mediante sus resultados demostrar el desarrollo correcto. Siendo partícipes del esfuerzo en mutuo beneficio podemos tomar decisiones certeras y oportunas para desarrollarnos juntos, pero no revueltos.